Muchas personas tienen la osadía de pensar mejor que Dio

s o simplemente no darle el crédito que se merece, No creer en Dios no significa tener derecho a burlarse de él.
Muchos personajes históricos y/o famosos han tratado con desprecio los temas de Dios y tarde o temprano han pagado el precio mas caro.